Lesión!??

Si antes abro la boca, antes me pasa algo. En la ruta de hoy por Sierra del Menejador (fantástico lugar para correr, dicho sea de paso) mi rodilla izquierda ha dicho “BASTA!”.

La ruta en Wikiloc:

Ha ocurrido justo cuando empezaba el descenso desde la cumbre, a 1.352 m. Sin previo aviso, ninguna molestia anterior. En ese momento llevaba más de 800 metros de desnivel positivo acumulados. Desde la etapa de El Cantal no había hecho una salida con un desnivel parecido, así que mi teoría es que ha sido demasiada caña para mi rodilla. Aunque físicamente me encontraba bastante/muy bien, planteándome incluso alargar un poco la ruta antes del catacrack, pero parece que mi rodilla no ha opinado lo mismo. Tal vez sea una tendinitis causada por un sobreesfuerzo o algo así, pero mejor dejo el diagnóstico para los entendidos.

Soy optimista, y tengo la esperanza de que sea algo puntual y en breve estar otra vez trotando. Pero reconozco que me da un poco de miedo, me recuerda a los problemas que tuve hace cosa de 3 años en esa rodilla, cuando me diagnosticaron condromalacia rotuliana. Pero también creo que ahora estoy mejor preparado, y además cuento con el apoyo de mis fisios. El martes cita con David, veremos cómo evoluciona el tema…

🙂

 

 

9 meses corriendo

Sí, la cifra da para todo tipo de bromas. Pero lo cierto es que, semana arriba, semana abajo, llevo 9 meses corriendo. Creo que es una cifra importante, así que aprovecho para “pensar en voz alta” y hacer un pequeño balance de lo acontecido hasta ahora, que no es poco, en lo que a running se refiere.

La aventura empezaba en Octubre de 2010. Después de mucho tiempo sin correr (aunque nunca fui un gran atleta) volvía a intentarlo con la filosofía barefoot, aunque con zapatillas, eso sí (lo que podríamos llamar “forefoot running”, osea, pisada con la parte delantera del pie).

En apenas dos/tres semanas fui capaz de aguantar una hora corriendo, y a finales de ese mismo mes me atrevía con una etapa de 15 km en Aitana. Me las prometía muy felices, me veía corriendo 30 km por montaña en apenas un par de meses…

Pero no ha sido, ni mucho menos, tan fácil. Los problemas se han ido sucediendo. A las sobrecargas en los gemelos (debidas al cambio de técnica) de los primeros meses, se fueron sucediendo otros nuevos dolores aquí y allá: en los tobillos, en las rodillas, en la fascia plantar…

No ha sido un camino fácil, pero creo que lo importante ha sido no rendirse y continuar corriendo, pasito a pasito… Creo que es un buen momento para dar las gracias a todos los que me han apoyado en estos meses. Muchísimas gracias a Pez y a Jaime (sus blogs han sido mi principal fuente de inspiración). A Daniel, por su compañía, su apoyo, y las incontables charlas sobre running. A Diana y David, mis “mecánicos” y amigos. A todos los que leéis el blog, y todos aquellos de los que seguro me olvido… GRACIAS!!

Algunos momentos especiales…

  • Mis primeros 15 km en  Aitana, en octubre de 2010
  • La subida al Recingle Alt, en diciembre… y encontrarme allí arriba con Toni!
  • La salida por Planises en Nochevieja
  • Las nocturnas en Colmenares
  • Las series en la Serra Grossa con Daniel
  • La Serra Grossa Trail en abril, también con Daniel
  • El paseo por Colmenares con Pez, y sus palabras de ánimo (gracias!)
  • Mis primeros 20 km, con Daniel
  • Mis segundos 20 km
  • Y me dejo muchos en el tintero…

No me cabe duda, correr me está cambiando la vida, es una GRAN inversión en felicidad y bienestar. Estoy muy satisfecho de haber llegado hasta aquí, y estoy convencido de que a partir de ahora esto sólo puede ir a mejor…

🙂

Por cierto, la foto, aunque con pésima calidad (cámara compacta) está tomada mientras corría por la zona de la Escobella, al norte de San Vicente, una tarde en la que pude disfrutar de un maravilloso atardecer en el Maigmó…