Fotos Cross y Travesía Bahía de El Campello 2013

Esta mañana se ha disputado en El Campello la primera etapa del circuito Arenas Alicantinas, con la realización del Cross y la Travesía a nado.

Cross Bahía de El Campello 2013

Travesía a nado Bahía de El Campello 2013

Anuncios

Fotos Carrera de los Castillos de Alicante 2013

Esta mañana he estado realizando fotos a los participantes en la Carrera de los Castillos de Alicante 2013, situado en la subida al Castillo de Santa Bárbara. Posteriormente me he desplazado a la ciudad deportiva para realizar fotos en la entrega de trofeos. Las fotos ya están disponibles:

Carrera Castillos Alicante 2013

Fotografía de Carreras de Montaña

Como fotógrafo freelance, llevaba bastante tiempo con la idea de realizar fotografías de carreras de montaña en mente. Finalmente me he decidido a dar el paso.

Por el momento, he realizado fotografías en las siguientes carreras de montaña:

Próximas carreras a las que iré a realizar fotos:

Las fotos se podrán comprar online a un precio de entre 1 y 3 euros (lo que se compra es la descarga del archivo digital original a máxima resolución, aunque también están habilitadas opciones para pedir copias en papel a diferentes tamaños), dependiendo de las condiciones particulares de cada carrera. La compra se puede realizar mediante tarjeta de crédito o Paypal.

Tocado…

Después de un mes sin volver a correr desde que me lesióne, ayer por fin pude intentarlo de nuevo. Por desgracia, la alegría duró poco, apenas 5 minutos… 😦

Han sido unas semanas bastante locas, sin apenas tiempo para respirar. Ayer tarde encontré por fin un momento para escaparme y reencontrarme con el running. Me acerqué con el coche hasta la zona del Sabinar, al norte de San Vicente. Caminé algo más de un km para calentar un poco las piernas, luego estiramientos, y empecé a trotar muy, muy suave, por una preciosa senda sin desnivel y sin dificultad técnica.

Por un momento, todo parecía ir bien. La verdad es que durante un par de minutos fui el hombre más feliz sobre la Tierra, estaba volviendo a CORRER. Eso tan tonto, que dicen que es de cobardes, pero que para mí se ha convertido en algo vital.

Por desgracia, la alegría duró poco. Apenas 5-6 minutos tardaron las molestias en la pierna izquierda en reaparecer. Primero muy débilmente, pero enseguida fue subiendo la intensidad. Decidí parar antes de que fuera a más. Regresé caminando, con el dolor aumentando por momentos, sobre todo en las bajadas. Dolor en la pierna, pero sobre todo en el corazón.

Me prometí a mi mismo que esto no acaba aquí. He perdido otra batalla, pero pienso seguir luchando. Definitivamente, esto no acaba aquí. Necesito correr, y sé que seré capaz de volver a hacerlo, cueste lo que cueste…

9 meses corriendo

Sí, la cifra da para todo tipo de bromas. Pero lo cierto es que, semana arriba, semana abajo, llevo 9 meses corriendo. Creo que es una cifra importante, así que aprovecho para “pensar en voz alta” y hacer un pequeño balance de lo acontecido hasta ahora, que no es poco, en lo que a running se refiere.

La aventura empezaba en Octubre de 2010. Después de mucho tiempo sin correr (aunque nunca fui un gran atleta) volvía a intentarlo con la filosofía barefoot, aunque con zapatillas, eso sí (lo que podríamos llamar “forefoot running”, osea, pisada con la parte delantera del pie).

En apenas dos/tres semanas fui capaz de aguantar una hora corriendo, y a finales de ese mismo mes me atrevía con una etapa de 15 km en Aitana. Me las prometía muy felices, me veía corriendo 30 km por montaña en apenas un par de meses…

Pero no ha sido, ni mucho menos, tan fácil. Los problemas se han ido sucediendo. A las sobrecargas en los gemelos (debidas al cambio de técnica) de los primeros meses, se fueron sucediendo otros nuevos dolores aquí y allá: en los tobillos, en las rodillas, en la fascia plantar…

No ha sido un camino fácil, pero creo que lo importante ha sido no rendirse y continuar corriendo, pasito a pasito… Creo que es un buen momento para dar las gracias a todos los que me han apoyado en estos meses. Muchísimas gracias a Pez y a Jaime (sus blogs han sido mi principal fuente de inspiración). A Daniel, por su compañía, su apoyo, y las incontables charlas sobre running. A Diana y David, mis “mecánicos” y amigos. A todos los que leéis el blog, y todos aquellos de los que seguro me olvido… GRACIAS!!

Algunos momentos especiales…

  • Mis primeros 15 km en  Aitana, en octubre de 2010
  • La subida al Recingle Alt, en diciembre… y encontrarme allí arriba con Toni!
  • La salida por Planises en Nochevieja
  • Las nocturnas en Colmenares
  • Las series en la Serra Grossa con Daniel
  • La Serra Grossa Trail en abril, también con Daniel
  • El paseo por Colmenares con Pez, y sus palabras de ánimo (gracias!)
  • Mis primeros 20 km, con Daniel
  • Mis segundos 20 km
  • Y me dejo muchos en el tintero…

No me cabe duda, correr me está cambiando la vida, es una GRAN inversión en felicidad y bienestar. Estoy muy satisfecho de haber llegado hasta aquí, y estoy convencido de que a partir de ahora esto sólo puede ir a mejor…

🙂

Por cierto, la foto, aunque con pésima calidad (cámara compacta) está tomada mientras corría por la zona de la Escobella, al norte de San Vicente, una tarde en la que pude disfrutar de un maravilloso atardecer en el Maigmó…

Correr de noche. Frontales: un diseño equivocado

No es que tenga una gran experiencia en lo que a correr de noche se refiere. En total lo habré hecho una docena de veces. Pero mi experiencia siempre es la misma: si llevo el frontal en la cabeza (para eso se supone que está pensado), me voy tropezando con todas las piedras. En cambio, si lo cojo con la mano, y lo llevo a la altura de la cintura, aparecen las benditas sombras, las piedras se hacen visibles, se acabaron los tropiezos.

He tratado de ilustrarlo con la siguiente infografía:

Estoy muy verde en correr de noche, pero algo entiendo de fotografía y de las cualidades de la luz. La luz frontal (como la que emite una linterna frontal en tu frente, o el flash incorporado de una cámara de fotos) aplana los objetos, no hay sombra ni relieve. El resultado, al menos en mi caso, es el que comentaba: tropiezo con todas las benditas piedras.

Correr con la luz en la mano es muy incómodo, así que la solución pasa por diseñar (nada complicado) un sistema de iluminación para la cintura. Alguien ya lo ha hecho:

El invento se llama Sport Runner LiteBelt, de la casa GoMotion. Hay otras versiones para anclar en los tirantes de una mochila. Los veo todos un poco caros y algo aparatosos, pero creo que esta es la idea que debería imponerse por sentido común.

Las cualidades de la luz son las que son, y la iluminación frontal siempre tendrá los mismos problemas. La única solución pasa por desplazar el eje de iluminación.

Al menos eso creo, quizás me equivoque. Estaría bien conocer la experiencia de personas que entiendan mucho en esto de correr de noche…